control2

¿Existirán grupos que buscan controlar las mentes de las masas? ¿Estaremos siendo programados por un pequeño grupo controlador de un sistema que nos convierte en esclavos? Seguramente estas sean preguntas que muchas personas no se hacen, pues a la larga están siendo controladas por ser parte integrantes de esas masas.  La psicología de masas lo define como el estudio del comportamiento de los grupos colectivos; es decir, se encarga de estudiar el por qué los individuos se contagian del comportamientos de los demás y se limitan a repetirlo sin cuestionar nada.  Una persona que forma parte de las masas deja de ser independiente y más bien se subordina al grupo al que pertenece.

Como parte de las estrategias modernas de control de las masas están:

La educación

Debido a que lo que aprendemos de pequeños suele regir nuestro comportamiento y delimita hasta cierto punto nuestro futuro, esta es una de las formas más planificadas de control que existe.  Los grupos hegemónicos del poder definen los contenidos educativos que se reproducen en los centros educativos, los cuales se dan por ciertos aunque no necesariamente sean acordes a la realidad.  La característica principal de esta forma de control es que está basada en la acumulación de la información y no en el análisis de la misma, lo que implica que las masas se convierten en meras bodegas de información en poco o nada reflexivas.

La publicidad y la propaganda

El padre del marketing, Edward Bernays, escribió en su libro Propaganda que “la propaganda es el brazo ejecutivo del gobierno invisible”. La propaganda es el arma de un sistema capitalista y consumista.  Utiliza como su canal principal los medios de comunicación; principalmente a través del entretenimiento y el periodismo. En esta lógica vemos cómo diversos mensajes son trasladados por estas vías para crear a una masa que “necesita” consumir para poder “progresar”.  En esta lógica terminamos comprando productos para satisfacer necesidades creadas que enriquecen a unos pocos.

Programación predictiva

Según esta teoría los medios son usados para condicionar a las masas sobre cambios sociales planeados por nuestros líderes, para que cuando estos cambios se implementen sean recibidos como “una progresión natural”.  Para esta teoría, las películas diseñadas para programar a la persona promedio, pueden ser utilizadas por el observador atento para detectar la agenda de control mundial.

Deportes, política y religión

Deportes como el fútbol cumplen su función de mantener a las masas “pegadas”  a un aparato televisivo, bebiendo cerveza y pensando en la posibilidad de ser ellos quienes juegan a través de su jugador predilecto; constantemente se mantienen en un estupor que no les permite analizar situaciones más estructurales de los países.  Algunas religiones por su parte constituyen mecanismos de control y de recaudación de fondos para la supervivencia de algunos pocos, en donde la escala interna en cargos depende del nivel de aportes financieros brindados a las instituciones religiosas.  La política por su parte mantiene a las masas polarizadas, pensando en opciones por colores, independientemente del trasfondo de las propuestas pro país “eres de derecha o de izquierda”; “debes votar ARENA o FMLN”.

 El sexo

La forma de control a través del sexo, va más allá de los diversos anuncios que vemos, en los cuales se utiliza la imagen de la mujer para vender hasta lo más impensable. El sexo es utilizado para activar el deseo y asociarlo con un producto. Las masas, para satisfacer su deseo sexual tienen que consumir el producto al cual ha asociado dicho sentimiento.

 

Seguramente existen otras y varias formas de control de las masas, que permiten la generación de una sociedad más fácil de manipular.  No hay que olvidar que el elemento primordial del control social es la estrategia de la distracción, que consiste en desviar la atención del público de los problemas importantes y de los cambios decididos por las élites políticas y económicas, mediante el diluvio o inundación de continuas distracciones y de informaciones insignificantes que no permite a las masas pensar en las cosas verdaderamente importantes.

Si conoces otras formas que te parezcan constitutivas de control de masas, que seguramente las hay, te invitamos a que opines al respecto.

Anuncios